lunes, 1 de febrero de 2010

Invictus

Dice Morgan Freeman que él ignora las malas críticas cuando interpreta un papel y que sólo hace caso de las buenas.
Y a mí me parece una filosofía estupenda, a pesar de que las críticas, tanto de las buenas como de las malas, se puede aprender. Ayer vi una película emocionante, y mi crítica para Freeman sería simplemente decirle que es un maestro de la interpretación.
El tío, cada vez que abre la boca, mueve un ojo o levanta la mano, lo borda. No conozco la historia actual de Sudáfrica y me arrepiento de no estar al corriente de la magnífica actuación de Nelson Mandela en este mundo de locos, pero reconozco que la película refleja a la perfección la realidad del racismo y el ansia de paz que anhelamos cuando vemos un telediario o leemos la portada de un periódico. Hay detalles que no voy a contar, para que obviamente no se os quiten las ganas de verla, pero es impresionante ver cómo con cada escena se nos cuenta la lucha por salir adelante de un gobernante como Mandela con su país.
Me quedo con el poema que escribe Mandela y que da título a la película, Invictus, y con el verso "Soy el capitán de mi alma", que a mí me dejó el corazón encogido, cual cogollo de lechuga, por vulgar que os parezca la comparación.

Ah, Casandra y Víctor, sí, el cine Cervantes es una preciosidad ;D




10 comentarios:

em10 dijo...

La tengo apuntada. Es la próxima que quiero ver, a ser posible en el Avenida, que dicen que merece la pena en V.O.
Besos

Rafa Parra Soler dijo...

Tiene que ser una película excelente. Los nombres de Clint Eastwood, Morgan Freeman y Matt Damond hacen pensar que se trata de una obra maestra.

Santino dijo...

Soy el amo de mi destino... unas palabras tremendas.

Que el director sea Clint Eastwood ya de por sí, independientemente de los actores, es una garantía de peliculón. Es una alegría que hoy en día todavía haya directores que mantengan el listón de Hollywood tan alto como en su edad dorada.

casandra_ferrara dijo...

Pues claro que es precioso, ¿no te fiabas de nosotros o qué? Es un viejo teatro. Ahí vi yo Titanic por primera vez, con Antonio...qué tiempos...

Santino dijo...

Qué casualidad. La primera verque fui a ese cine fue también para ver Titanic.

Rose dijo...

Yo fui a ver La vie en rose en el Cervantes :) Buff, si os encanta el Cervantes os volveríais todos locos con el Coliseum de Barcelona, cada vez que pienso en él suspiro.

Cuando empezó el trailer de Invictus y salió Mandela-Freeman miré a Álex emocionada y dije un "qué guay", pero luego vi tanto deporte de por medio que me desanimó.
De todos modos la veré, claro.
(cuándo hablarás de los bucaneros :P)

Speranza dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Antes de todo, a ver si me podéis ayudar a quitar los dos tráilers, que lo he intentado en la pestaña "Editar entradas", pero no puedo...

Os recomiendo a todos que la veáis, porque de verdad, la película es preciosa.
Estoy de acuerdo en que el reparto y el director son bastante buenos, y el guión de la peli es inmejorable.
Casandra, sí que me fío de vosotros, de la que no debéis fiaros es de mí... Pero eso ya lo sabéis ;)
Rose, la peli se te hará amena aunque haya deporte de por medio, te lo digo yo que tampoco soy aficionada al rugby. La próxima entrada va sobre piratas ;)

Las hojas del roble dijo...

Habrá que verla ¿no?

Anónimo dijo...

¿La próxima entrada va sobre piratas mala-patas? ¿garrapatas? ¿cascarriosos? jajajaj

Víctor dijo...

He ido esta misma tarde-noche a verla (también al Cervantes, además) y, como esperaba, me ha parecido bastante buena; no una obra maestra si la miramos bien, pero sí muy buena.

Mañana (o mejor dicho, por la mañana si vemos la hora en la que te escribo, jejeje) tendrás mi crítica en mi blog.