martes, 21 de diciembre de 2010

Mesario 24

A Massimo, por nuestros dos años juntos, y en la distancia.

Perdonen ustedes que les hable de un tema que huele a rosas rojas y a bolillas de alcanfor.
Hace justo un año me decidí a abrirme un blog, por amor. Menuda tontería, pensarán. Si tenemos en cuenta que mi novio dejó la preciosa Toscana, con familia y amigos dentro, para venirse a mi lado, en tiempos de crisis, sin trabajo, ni casa, ni madre, ni perrito que le ladre, el blog no es absolutamente nada. El amor es más que un blog, claro.
Ahora me parece que antes de estar enamorada tenía menos cosas que decir. Porque a mí, el amor me ha enseñado-a mi corta edad y mi poca experiencia...-muchas cosas.

Gracias al amor he aprendido que la vida es pura montaña rusa, nunca sabes si te tocará arriba o abajo. He aprendido a llorar con más dolor, a reírme con más ganas. A que me sacudan el miedo, el egoísmo, los celos. A entrar y a salir de una lista de morosos. A dormirme con la pena de no haber pedido perdón esa noche por tener la boca muy grande o demasiado pequeña. A dejar corazones en Facebook y descubrir uno nuevo, con purpurinas nuevas, cada día. A ser objeto de burlas, risas, quejas y frases como "yo no daba un duro por vosotros". He aprendido también a que me gusten esas dos palabras mágicas y a repetirlas, nunca demasiadas veces, en sus distintas versiones e idiomas. He aprendido a olvidarme del "si amanece, nos vamos" y del "si te he visto, no me acuerdo". Y así, sucesivamente, no dejaré de aprender ni quiero dejar de hacerlo- entre otras cosas porque además, he conseguido que mi madre aprenda italiano, y eso viniendo de la Bernarda Alba trianera no es poco-.

A vosotros que habéis seguido mi blog durante estos 365 días os doy las gracias, por vuestros comentarios y por vuestros no comentarios.

A Florencia, la ciudad más bella del mundo, se las doy todos los días.

Y al amor, esa bella gran putada.

4 comentarios:

CaS dijo...

Es precioso, hermana. No puedo creer que nadie haya comentado aún.
A quien no daba un duro por vosotros no le vuelvas a pedir consejo ni opinión, porque no os conocen, no os han visto juntos, no os han visto separados.
Yo he tenido la suerte de veros, en directo, en casi todos los momentos importantes: cuando os poníais cara, hablando tímidamente del tiempo, al pie de las escaleras de Croce. Tras vuestros primeros besos, con sabor a chianti. He sufrido vuestra primera despedida y me he alegrado por cada uno de vuestros reencuentros. Las primeras Navidades de Max en Sevilla; su presentación en sociedad en aquella boda; los cumpleaños; y tantos etc...
¿Recuerdas lo que dice Shakira? "nos deseábamos desde antes de nacer" Con vosotros se cumple. No os poníais cara, pero sí alma, y el amor llegó a vuestras vidas antes que vosotros mismos.
Sois el uno para el otro y no quiero que eso cambie. Porque os quiero, os quiero juntos.
Antes de Max conocías el amor, pero no os llevábais bien. Tú no lo aguantabas y huías de él. Él te esquivaba. Pero un día el amor y tú os fuísteis de copitas e hicísteis las paces, brindando por vuestra amistad. Entonces te hizo un regalo. Te dijo "Mira, Esperanzacita, tienes que ir a Florencia, subir a la cúpula, contemplar el atardecer, secarte las lágrimas y pedir un deseo; se cumplirá"
Y vaya si se cumplió...ese deseo se llama Massimo y es un tesoro que has aprendido a amar.
¡Enhorabuena!
Y a ti, cuñao, qué te voy a decir. Cuida de ella, porque las almas de las mujeres no las viste jaspe helado. Cuanto más dura parece, más frágil es. Y mejor que ella no la vas a encontrar, ya no se fabrican. Las buenas chicas dejaron de fabricarse en 1983 ;)
¡A por otros dos(cientos)!

Rafa Parra Soler dijo...

Yo también os quiero juntos y os felicito con todo mi cariño. Sabes que a Massimo lo quiero cada vez más y a ti... A ti te quiero mucho desde hace mucho tiempo, Espe.

A quienes no daban un duro por vosotros hay que decirles que no tienen carácter y envidian a quienes sí lo tienen y se arriesgan y triunfan o fracasan, pero han hecho lo que querían. Vuestro caso, afortunadísimamente, constituye un grandioso triunfo, para envidia de unos y para gozo de otros, los que os queremos.

Muchas felicidades, cuñaditos. No dejéis de luchar,porque nosotros no dejaremos de apoyaros.

Rafael Lucena Soto dijo...

Repíteselo con este heptasílabo:

"Te quiero sin cansancio."

Amor y salud, siempre, y felices fiestas (esta formalidad podría sobrar porque con lo que le antecede...).

Speranza dijo...

Gracias a todos por vuestros inestimables comentarios, gracias de verdad :D