miércoles, 6 de enero de 2010

Érase una vez... La Befana (Epifanía)



“La befana vien di notte con le scarpe tutte rotte il vestito alla romana, viva viva la Befana!”

Acostumbrados a viajar por territorios de Oriente, aquella noche llegaron los Reyes en busca de un niño al que llamaban Jesús. Aquella fría noche de enero sus Majestades habían errado varias veces sin encontrar el camino a Belén. En una parada no dudaron en llamar a la puerta de una casita. Salió a recibirlos una anciana a la que intentaron convencer para que los guiara y ayudara en su camino. Pero la pobre vieja se negaba una y otra vez a acompañarlos, no estaba en sus pensamientos pasar frío, sin un destino fijo, sólo para regalarle oro, incienso y mirra a un bebé desconocido. Cuando cerró la puerta y tras ella se quedaron los rostros tristes de los tres Reyes Magos, la anciana comenzó a sentir un resquemor de arrepentimiento e inmediatamente buscó un cesto, lo llenó de dulces y salió en busca de sus Majestades de Oriente. Pero éstos ya se habían alejado lo suficiente como para dejar de ser vistos por la anciana, y por mucho que se empeñó en encontrarlos la vieja no lo consiguió.
Desde entonces, la noche del 5 al 6 de enero, va pasando por las casas de todos los niños, llamando a sus puertas y ofreciéndoles dulces y chocolates, con la esperanza de honrar al bebé Jesús.


Mi italianofilia es bien conocida por todos vosotros. Hoy, día de Reyes en España, quería contaros una tradición navideña menos consabida, pero no menos tierna que la nuestra. Hoy le deseo a mi querido Massimo y a todos mis italianos amigos (entiéndase también que a Baricco, a pesar de los pesares...) que la Befana les haya dejado muchos regalitos y sobre todo kilos y kilos de felicidad e ilusión para compartir.

Feliz 6 de enero a todos.

8 comentarios:

Santino dijo...

Es curioso lo distintas que son las costumbres navideñas de los países europeos. Espero que, sea quien sea, haya traído muchos regalitos. Yo por mi parte no me puedo quejar en absoluto.

Rosa María dijo...

Que agradable relato. La verdad que si escarbamos un poco nos topamos con en niño que permanece sentado en nuestro interior.
Gracias por compartir esta tradición (según dices Italiana)
Un saludiño,
Rosa María

Rose dijo...

Me encanta la Befana y que cada país lo celebre distinto. ¿Te puedes creer que en Bélgica Santa Kraus viene de España? Es genial.

Rosa.

Speranza dijo...

Sí, tienes razón, Santino. Dos países tan afines en tantas cosas como son Italia y España y fíjate que nuestras tradiciones difieren en muchas cosas. Me alegro de que los Magos se hayan portado bien contigo, ya me contarás ;)

Rosa María, gracias a ti por pasar por mi blog. Cada año, por estas fechas, se nos despierta el niño que llevamos dentro. Saludos también para ti.

Rose, sabía que te gustaba la Befana. Yo cuando escuché la historia me quedé encantada.

Las hojas del roble dijo...

A cada cultura su sitio, Spe. Ahora, mejor cabalgata que la de Triana...ninguna.

Rafa Parra Soler dijo...

Yo tampoco me puedo quejar de mis regalos de Navidad.

Me gusta más la Befana que Papá Noel, que está demasiado mercantilizado y es demasiado ajeno a nosotros. La tradición de la Befana encaja más en nuestra cultura.

Besitos, Espe

Speranza dijo...

Hombre Julio, la mejor cabalgata y la más divertida es sin duda la trianera, vamos, estoy completamente de acuerdo contigo.

Rafa, yo le tengo un inquina a Papá Noel... Y eso que cuando era pequeña me traía algún regalo...

Massimo dijo...

Una cosa esta que yo no sabia, y mira, deberìa, como soy italiano!
Una curiosidad mas satisfecha por mi profesora ;)

TE QUIERO