viernes, 15 de enero de 2010

Buzones, baterías y poemas

Termino la semana y empiezo "el finde" con regustillo... A rencor y mala leche. Se ve que el dolor de garganta unido al de oídos me ha fastidiado también el carácter, que ya de por sí lo tengo un poco difícil. Esta semana me ha tocado bregar, entre otras cosas, con el servicio de Correo de mi distrito, el de Triana, al que se le ha ocurrido dejarme sin cartas, sí, sí, sin cartas, a mí y a otros once vecinos.
Al parecer la causa es esta: "desorden de la batería de buzones". Y vaya usted a saber qué significa eso. Que conste que lo he investigado y es que los nombres de mi buzón y los de otros vecinos no tienen ni pie ni cabeza para los funcionarios del carrito de la compra y la voz aguardentosa de las diez de la mañana. Pues bien, habrá que cambiar la letra, los nombres o los destinatarios del correo, porque de lo contrario, tendré que ir casi todas las semanas a la oficina de Correos de San Jacinto 44, o crearme un apartado nuevo. Ya decía yo que empezar el año sin dificultades "técnicas" era una utopía.
Me quedo con unos versos de Felipe Benítez Reyes, a ver si así me tranquilizo.


Mira
el brote y la amarilla
hoja que se desprende y cae al barro y
con el barro se funde,
y ese légamo
huele a un mundo tan nuevo
que parece el olor del fin del mundo
la delicada corrupción
de lo insignificante,
lo que muere
sin que nadie perciba su agonía,
al margen del dolor y los relojes,
tan sin tiempo.

[...]


De Los equilibrios de un jardín

5 comentarios:

Las hojas del roble dijo...

Como siga así Correos, ni Felipe ni nadie te tranquiliza...
Un beso, Spe.

Speranza dijo...

De aquí a una semana no me calma nadie, Julio. Una, que tiene mu mala f...
¡Besos!

Rose dijo...

Menos mal que te queda cerca que sino...!!!

Speranza dijo...

Sí, Ruseta, pero de todas formas sigue siendo un coñazo tener que ir a recoger el correo a la oficina... Como en La casa de la pradera, vamos...

Rafa Parra Soler dijo...

El poema es muy hermoso, especialmente aquello del "olor del fin del mundo".to,

En cuanto al problema de los buzones, el presidente de la comunidad debería convocar una junta de vecinos para resolver el asunto, ¿no?

Besitos, Espe!