lunes, 4 de enero de 2010

Un cargamento sospechoso

Ayer saltaba la noticia. Un cargamento de bananas sudamericanas vendidas en la conocida cadena de supermercados LIDL, en Madrid, escondía otro cargamento que después la policía investigó, afirmando que se trataba de cocaína, nada menos que 100 kilos de la sustancia. Inmediatamente las bananas se retiraron y los clientes que las habían comprado miraron estupefactos sus bolsas, no fuera a ser que se hubieran equivocado y en vez de echarles a las bolsas medio kilito de plátanos se encontraran con un cuartito del conocido polvo blanco.
En fin, me voy al M.A.S, a comprar cuatro kiwis... Tendré cuidado, no sea que me encuentre una dosis de cierta ambrosía en ellos y me pille la policía de camino a mi casa.
Y a vosotros, blogueros, espero que los Reyes os traigan de todo, menos bananas del LIDL.

6 comentarios:

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Es que a los plátanos los carga el diablo...
Baci mille, mia cara

Speranza dijo...

Sí, sea el tipo de plátano que sea, PHG...

Tanti baci, prof!

Rafa Parra Soler dijo...

Jejejeje... Me encanta tu blog, Espe. Me encanta tu estilo, Espe. Me encantan tus temas, Espe...

¡Eres la caña, Espe!

Ayayayay, los plátanos...;)

Besitos, cuñadita mía!

Speranza dijo...

Muchas gracias, Rafa, tú siempre tan amable y adulador ;)
Ya sabes que entre plátanos anda el juego :D

¡Besos también para ti!

casandra_ferrara dijo...

¿Tengo que ponerme celosa? ¿Tengo que hacerme un blog?

La verdad es que Rafa tiene razón, leer el blog de Espe es como ver la parte divertida del telediario...

Speranza dijo...

De celos nada, Casandra.
Ponte al blog ;)